Votos Matrimoniales

Los hemos escuchado cientos de veces, en matrimonios, películas, novelas, etc. Pero créanme, nunca se dirán con tanta emoción como cuando los pronunciamos frente al altar.

Los Votos Matrimoniales son el momento central de la boda y expresan el sentir y compromiso de los novios de unirse en matrimonio.

Existen muchas fórmulas o formas de expresarlos, siendo las tres que te presentamos a continuación las más comunes:

Primera fórmula:

Los novios se toman de las manos y dicen:

El novio:
Yo, “N”, te quiero a ti, “N”, como esposa
y me entrego a ti,
y prometo serte fiel
en las alegrías y en las penas,
en la salud y la enfermedad,
todos los días de mi vida.

La novia:
Yo, “N”, te quiero a ti, “N”, como esposo
y me entrego a ti,
y prometo serte fiel
en las alegrías y en las penas,
en la salud y la enfermedad,
todos los días de mi vida.

Segunda fórmula:

Los novios se toman de las manos y dicen:

El novio: “N”, ¿quieres ser mi mujer?
La novia: Sí, quiero.

La novia: “N”, ¿quieres ser mi marido?
El novio: Sí, quiero.

El novio: “N”, yo te recibo como esposa y prometo amarte fielmente durante toda mi vida.
La novia: “N”, yo te recibo como esposo y prometo amarte fielmente durante toda mi vida.

Tercera fórmula:

Los novios se toman de las manos y responden a las preguntas del sacerdote:

El sacerdote:
“N”, ¿quieres recibir a “N”, como esposa, y prometes serle fiel
en las alegrías y en las penas,
en la salud y en la enfermedad,
y así, amarla y respetarla
todos los días de tu vida?

El novio:
Sí, quiero.

El sacerdote:
“N”, ¿quieres recibir a “N”, como esposo, y prometes serle fiel
en las alegrías y en las penas,
en la salud y en la enfermedad,
y así, amarlo y respetarlo
todos los días de tu vida?

La novia:
Sí, quiero.

La primera es quizás la más conocida pero presenta el inconveniente de tener que memorizarla o tener que seguir la lectura en el libro que usa el padre para la ceremonia y los nervios podrían traicionarnos. En ese sentido, la tercera opción es una excelente forma que no requiere más que el “Sí” de los novios.

Revisen estas alternativas en pareja y de ser posible ensáyenlas juntos antes de la boda, así se sentirán más cómodos llegado el gran día.

Etiquetas : , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

71 Comentarios Dejar un comentario ›

  • Manrio
    24 mayo 2011

    Es verdad lo que dice inteligente. Puedes organizar una ceremonia católica de acción de gracias. Recuerda que si tus padres no son casados por iglesia y quieren una ceremonia católica este es el momento para hacer el sacramento del matrimonio ¡Suerte!

Anuncios


Visítanos en